PIMIENTOS ROJOS CON LECHE DE COCO

Dependiendo de tu imaginación, y tus ánimos erótico-festivos, puedes darle un nombre un poco más largo: "Pimiento rojo relleno de pepino con su leche de coco" Aunque suene un poco caliente es en realidad un plato frío así es que se puede preparar con antelación y no requiere más atención. Ideal para esas cenas de verano en que apetece ofrecer tapitas frías pero sabrosas y originales.

Ingredientes para seis personas: 

- 12 pimientos del piquillo asados (de los que vienen en bote o lata)
- cuatro pepinos en vinagre de buen tamaño
- Una lata de atún en aceite
- Leche de coco (viene en lata para cocinar y es fácil de encontrar en supermercados)
- Mayonesa
- Mostaza
- 1/2 pimiento verde
- 1/4 de cebolla
- 6 tortitas de arroz (redondas y crujientes, se encuentran en cualquier supermercado en paquetes de unas 20)

Realización: 

Se prepara en un bol el relleno, todo en frío. Se pican finamente los pepinillos, el 1/4 de cebolla, y el 1/2 pimiento verde. Se añaden tres cucharadas grandes de mayonesa, dos cucharadas de mostaza y el atún. Se revuelve bien y se rellena con esta masa los pimientos de piquillo.

En el momento de servir se pone un pimiento relleno encima de una tortita de arroz y se echa por encima una cuchara de leche de coco, que no lo cubra del todo, para que quede a la vista el contraste de los colores rojo intenso y blanco.

Los pimientos se pueden rellenar y reservar en un recipiente desde mucho antes, pero conviene no ponerlos en las tortitas hasta justo el momento de consumirse a fin de que la tortita no se empape y pierda su consistencia crujiente.

Los botes de leche de coco suelen ser de 400 gr (1,5 eur) y conviene revolver bien antes de utlizarlos porque tienen tendencia a quedarse la parte más espesa encima y el agua de coco debajo. Normalmente se echa una cucharada sobre cada pimiento, por lo que sobrará bastante del bote. Así es que, si miras en este mismo recetario verás que puedes aprovechar lo que te haya sobrado preparando una rica y refrescante piña colada, con lo que el éxito de la cena queda garantizado.