PIÑA COLADA

Una bebida refescante de origen tropical, ideal para refrescar y animar las veladas veraniegas. La primera vez que probé este cóctel fue hace unos cuantos años en Puerto Rico, en la playa de Luquillo, tumbado en una hamaca atada entre dos palmeras, y donde la única preocupación era que no te cayera un coco desde lo alto. El camarero del chiringuito me explicó cómo prepararla.

En las tiendas de licores se puede encontrar desde siempre una bebida denominada precisamente Piña Colada, al igual que se puede encontrar, más recientemente, una bebida preparada que denominan Mojito. Obviamente ni lo uno ni lo otro tienen nada que ver con la bebida recién preparada en casa. Es fácil y el resultado suele ser un éxito.

Ingredientes para seis personas: 

Los ingredientes a continuación son efectivamente para seis personas, pero suponiendo que cada uno se toma un par de copas (es decir, saldrán entre 10 y 12 copas)

- Una piña grande (por supuesto fresca, nada de bote)

- Lo que te ha sobrado del bote de leche de coco, si preparaste la tapíta de pimientos rojos que verás en este recetario. También puedes utlizar cocos naturales (más o menos sería 3 cocos)

- 1/2 litro de ron blanco (Por ejemplo Habana Club blanco añejo tres años) Sin duda el mejor ron para combinados tropicales.

- 150 gr. de azúcar blanco (nada de azúcar moreno)

- Hielo picado

Realización: 

Pela la piña, trocéala y pásala por la batidora durante un minuto, para obtener una pasta líquida y homogénea. Para facilitar el batido te convendrá añadir un vaso de agua fría.

Pasa a continuación el resultado por el pasapuré para separar las fibras y quedarte solo con el líquido.

Si partes de cocos naturales, para obtener la leche debes encontrar con la punta de un cuchillo el agujero que te permite perforar la cáscara fácilmente, que es una de las tres hoquedades que tiene en uno de sus extremos. Saca la leche a un recipiente. Luego rompes la cáscara con un mazo y ralla la pulpa del coco o la partes en trozos y la pasas por la batidora con un poco de agua. El resultado lo pasas por el pasapuré para extraer todo el jugo que puedas. Claro que puedes romper primero el coco y luego sacarle la leche pero corres el riesgo cierto de que en la operación se rompa también el interior y se derrame la leche sin remedio.

Si dispones de una licuadora, puedes eventualmente utilizarla en lugar de la batidora y el pasapuré - tanto para la piña como para el coco - ya que este electrodoméstico realiza a la vez la operación de extraer el jugo y separar la parte fibrosa del líquido.

Si has optado po lo más fácil, que es la lata de crema de coco, simplemente sacas el contenido, revolviendo con una cuchara.

En un recipiente (un bol, una jarra grande,...) mezclas bien el zumo de la piña y el del coco. Añades el ron y el azucar. Vuelves a mezclar y lo pruebas con una cuchara. Hay piñas más dulces y otras más ácidas, por lo cual la cantidad de azúcar a añadir es orientativa y debe ajustarse cada vez. Y, aunque eso va en gustos, no recomiendo que resulte excesivamente dulce.

Si tienes picadora de hielo o una batidora de vaso que haga las veces, pica más o menos el equivalente a tres o cuatro hielos por vaso (es decir, unos cincuenta cubitos). Si no tienes ni picadora ni vaso, el procedimiento alternativo es poner los cubitos en un trapo de cocina limpio, cerrar las esquinas formando una especie de atillo y sobre una mesa firme golpeas encima por ejemplo con la mano del mortero, hasta conseguir picar el hielo a un tamaño mínimo.

Finalmente rellenas cada vaso hasta aproximadamente 3/5 partes con el líquido, añades hielo hasta completar la cabida, revuelves bien y sirves. Si tienes pajitas de bambú u otro manterial biodegradable, pon una en cada vaso.